Bienvenido Internauta de:

                                  

COMIDA ÁRABE

Gastronomía árabe

Como su nombre indica, la gastronomía árabe, pertenece a los países arábigos. Es la suma de en conjunto de las tradiciones culinarias de los Estados árabes del Golfo y los países del norte de África cuya mayoría son de idioma árabe. Introdúcete a la rica gastronomía árabe junto a nosotros, realmente te sorprenderás.
La cocina Árabe se puede ver fácilmente que es una mezcla equilibrada de características gastronómicas mediterráneas y de cocina India en el empleo de las especias.

Ingredientes:

La gastronomía árabe es una rica combinación de diversas culturas entremezcladas por un idioma en común, en ella se incorpora el exotismo de la cocina libanesa, el rigor y la sencillez de la magrebí y elementos exógenos como las especias de la india y de Irán, gracias a larga tradición en el comercio y en las relaciones exteriores (humanas, culturales y políticas) entre países árabes y estas regiones asiáticas.
Existen, no obstante denominadores comunes entre todas estas gastronomías que denominamos cocina árabe, y son: el empleo de carne de cordero, el yogur, la menta, tomillo (servida en una mezcla denominada zataar), el inolvidable (preferiblemente de Ceilán), sésamo, curry en polvo, azafrán, cúrcuma, ajo, canela, arroz, Couscous y en las zonas costeras pescado.
En este tipo de cocinas se prefiere la verdura a la carne y emplea en la mayoría de sus platos el pepino, la berenjena o la cebolla. El empleo de frutas se limita fundamentalmente a cítricos. Las especias son muy similares a las usadas en la India.

Cultura:

Hay que resaltar que el concepto de comida en los países árabes está íntimamente ligado al de Hospitalidad, en muchos de los casos servir una comida al invitado es una oportunidad de hacerle la honra. No se puede olvidar que en la mayoría de los países el islam marca unos ritos precisos acerca de cuándo se debe comer (Ramadán o días de ayuno), quitando la particularidad de la religión, las costumbres y el culto de la comida se acercan más a las de cada país árabe.

Las distintas Gastronomías:

En teoría corresponde a la gastronomía de los países del mundo árabe y entre otros:
  •  A CONTINUACIÓN ALGUNOS PLATOS PARA PREPARAR
 
1.Guisado de Conejo

El cordero y la carne vacuna son los principales ingredientes animales de la gastronomía árabe.   Pero también es cierto que en oriente no se limitan únicamente a eso. Prueba de esto es la siguiente receta de un estofado o guisado de conejo, típico de los países musulmanes.

Ingredientes:
  • Un conejo trozado
  • Una taza de caldo
  • Una cucharada de harina
  • Una cucharadita de azúcar
  • Una cebolla
  • Una cucharada de mostaza
  • 100 ml de vinagre
  • Aceite de oliva
  • Zanahorias y patatas como guarnición
  • Sal y pimienta
Preparación:

Limpia bien el conejo, córtalo en trozos y déjalo reposar durante media hora en un recipiente con agua. Posteriormente, sofríe la cebolla picada en una cacerola con aceite, donde añadirás el conejo una vez que esté dorada.
Coloca el caldo en la preparación una vez que el conejo esté sellado y deja hervir hasta que esté, aproximadamente, a mitad de cocción. Mientras tanto, mezcla la mostaza con la harina y azúcar. También comienza a agregar el vinagre poco a poco y procede de igual forma con la mezcla.

Deja cocinar a fuego lento y, sobre el final, añade algunas patatas y zanahorias en cubos previamente cocidas para que oficien de guarnición en este delicioso estofado o guisado de conejo al estilo árabe.


2. Albondiguillas árabes de Carne y Patatas

Receta cacera. Las albondigas o albondiguillas son un plato más que tradicional en el mundo entero. De hecho, si repasáramos en diferentes culturas, seguramente aparecerían como una constante en varias gastronomías. La comida árabe, por supuesto, no está exenta de esto. De hecho, estas albondiguillas de carne y patata son un clásico que tú también puedes poner en práctica.

Es un hecho: esas bolas de carne picada, especias y otros ingredientes pueden llegar a aparecer en gastronomías tan diversas como la española, la china o, por supuesto, la árabe. Claro está, hablamos de las albóndigas o albondiguillas. Una de las modalidades que se emplea en cercano oriente para prepararlas es recurriendo a una mezcla de carne y patata. ¿Te animas a hacerlas? Fáciles y deliciosas.

Ingredientes:
  • Medio kilo de carne de ternera picada
  • Una cebolla
  • Una patata
  • Dos cucharadas de pan remojado en leche y escurrido
  • Zumo de medio limón
  • Dos huevos
  • Pan rallado
  • Sal, pimienta y especias varias (comino, orégano, pimentón, etc.)
Preparación:

Toma un recipiente profundo y coloca allí la carne picada, añade la cebolla perfectamente rallada y también la patata de la misma forma. Incorpora uno de los huevos, el pan remojado en leche, el zumo de limón y los condimentos. Mezcla bien.

Deja enfriar un poco en el refrigerador hasta que puedas manejar la masa de carne sin problemas con tus manos. Si vieras que está un poco líquida, añade un poco de pan rallado a la mezcla. Rebosa las albóndigas con el huevo restante, el pan rallado y posteriormente fríe en aceite bien caliente. Perfectas para comer con un poco de arroz o ensalada.

3. Albóndigas de arroz con sala de tomate


Receta cacerapara preparar.


Ingredientes:
  • 1/2 kg de carne roja picada
  • 4 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de perejil picado
  • 1 cebolla grande rallada
  • 1 vaso de arroz triturado
  • 1/2 cucharadas pequeña de bicarbonato
  • Sal
  • Pimienta y comino

Preparación:

1-Mezclar el ajo, la cebolla, la carne, la sal, y una pizquita de pimienta, comino y perejil.
2-Amasar muy bien.
3-Machacar en un almirez.
4-Mezclar con el arroz y volver a machacar.
5-Mojar la mano con aceite o agua y formar deditos y freir.
6-Preparar salsa de tomate y colocar la carne frita.
7-Dejar hervir a fuego lento durante 10 minutos.
8-Servir caliente junto a un plato de arroz frito.
Para la salsa de tomate: machacar el ajo y freirlo en una cucharada grande de aceite hasta tener un color dorado, añadir 1/2 kg de tomate rojo triturado , sal y especias, dejar hervir a fuego lento 20 minutos.


4. Salsa árabe de curri

La gastronomía árabe ha sido permeable a lo largo de su historia y ha terminado por incorporar algunos elementos que no eran propios, pero rápidamente llegaron a su superficie. El curry, totalmente tradicional dentro de la India, es uno de esos ingredientes. Con él puede prepararse una salsa árabe de curry realmente deliciosa.

El curry no forma parte tradicionalmente de la gastronomía árabe, pero terminó incorporándose a dicha cocina. Lo cierto es que puede prepararse con dicha mezcla de especies una genial salsa que puede aderezar todo tipo de carnes.

Ingredientes:
  • Medio litro de caldo
  • Una cebolla pequeña rallada
  • Una manzana rallada
  • Una cucharada de zumo de limón
  • Una cucharada y media de aceite
  • Una cucharada de harina
  • Una cucharada de coco rallado (optativo)
  • Una cucharada de curry en polvo
  • Sal y pimienta.
Preparación:

Comienza esta salsa árabe de curry hirviendo el coco rallado en 250 ml de agua durante media hora. Cuela y reserva el líquido. Mientras tanto, sofríe la cebolla en aceite hasta que se dore. Añade el curry y la harina, cocinando hasta que vaya tomando color.

A continuación añade la manzana y comienza a incorporar poco a poco el caldo y el agua de coco, dejando cocer durante media hora, aproximadamente. Cuando tome cierta consistencia, apagar el fuego y tenerla a mano para condimentar.

Esta salsa árabe de curry viene muy bien para carnes, aves, pescados, vegetales y hasta algunos mariscos.

5. Pollo árabe con patatas y Yogurt 

Dentro de la importante gastronomía árabe, hay opciones para todos los gustos. El yogurt suele estar bastante presente dentro de ella, como en el caso de esta receta de pollo con patatas que te proponemos. Fácil de preparar y delicioso a la hora de disfrutar.

El pollo es un ingrediente fundamental de una gran cantidad de gastronomías en todo el mundo. Dentro de la amplia gama que representa la cocina árabe, las aves no están exentas. Así es como puedes disponerte a preparar una versión diferente del clásico pollo al horno. En este caso, además de las patatas, la nota la da la salsa de yogurt.

Ingredientes:
  • Un pollo
  • Una cucharada de mantequilla
  • El zumo de dos limones
  • Dos dientes de ajo
  • Medio kilo de patatas
  • Un vaso de yogur
  • Sal, pimienta y perejil picado
Preparación:

Corta el pollo en cuartos y condimenta con sal, pimienta y los dientes de ajo machacados. Coloca los trozos en un recipiente para horno algo profundo, añadiendo allí mismo las patatas en rebanadas, el zumo de los limones y también el yogur.

Mientras ya vas precalentando el horno a fuego fuerte, cubre la preparación con papel de aluminio y lleva a cocción. Luego de unos 10 minutos, abre un hueco y coloca un poco de agua para que el pollo no se seque demasiado. Deja terminar de cocinar.

Luego simplemente restará servir, disponiendo un cuarto de pollo, patatas y la salsa de yogurt del fondo en cada plato, adornando con rebanadas de limón y con el infaltable perejil picado, que le dará el toque verde a esta receta.


6. Sopa árabe de pollo y cardamomo

Las sopas también forman parte del inmenso patrimonio gastronómico de la cocina árabe. La diferencia sustancial de las sopas de cercano oriente con respecto a otras, claro está, suele residir en los condimentos empleados. El cardamomo le dará ese auténtico toque exótico a esta sopa árabe de pollo.

La cocina árabe siempre tuvo una interesante variedad de platos en su haber. Siempre con su característico toque especiado, las sopas también se hacen presente en esta riquísima gastronomía. Este ejemplo que te presentamos a continuación da cuenta de ello: sopa árabe de pollo con cardamomo.

Ingredientes:
  • Un pollo pequeño trozado
  • Un litro y medio de agua
  • Dos cebollas
  • Pasta para sopa
  • Sal, pimienta y cardamomo
Preparación:

Toma una cacerola y allí coloca a hervir el agua con las cebollas trozadas, un poco de sal, pimienta, el cardamomo y el pollo trozado. Deja ebullir a fuego medio hasta que el pollo esté bien cocido.

Ese será el momento de retirar el pollo de la cacerola, escurrirlo y freírlo en una sartén aparte. En el caldo que quedó, simplemente tendrás que colocar la pasta que hayas escogido, dejando cocinar hasta que esté a punto.

Luego simplemente tendrás que servir la sopa, acompañando cada plato con su correspondiente trozo de pollo. Una interesante manera de consumir un tradicional potaje pero con un inconfundible toque arábigo.

7. Albóndigas Árabes

Las albóndigas son un plato tradicional prácticamente dentro de toda gastronomía. Como era de esperar, los árabes no se olvidaron de ellas. Es más, es algo totalmente lógico, visto y considerando que la carne molida es habitual en las recetas de dichas latitudes. Así es como les presentamos esta interesante receta de albóndigas árabes.

Ingredientes:
  • Medio kilo de carne de ternera molida
  • Un huevo
  • Una pizca de jengibre
  • Una pizca de comino
  • Una pizca de canela
  • Un puñado de uvas pasas
  • Salsa de tomate con ajo y orégano
  • Sal y pimienta
Preparación:

Como verás, los ingredientes no son tan disímiles con respecto a otras recetas de albóndigas, aunque mucho más aromáticos. La preparación es bien sencilla: coloca la carne en un recipiente, casca el huevo en ella y comienza a condimentar con todas las especias.

Luego simplemente tendrás que poner a hervir la salsa, formar las albóndigas con la palma de tus manos y cocerlas. Recuerda añadir ajo y orégano. Una vez que estén listas, simplemente tendrás que servir con alguna guarnición. Como de costumbre, un plato de arroz suele ser infalible para ellas.

8. Tortilla Árabe de Verduras

La gastronomía árabe es realmente amplia y ofrece muchas opciones para todo aquel que gusta experimentar nuevos sabores. Una de las recetas interesantes para poner en práctica es esta tortilla de verduras, donde muchos vegetales se dan cita, formando un interesante plato.

Preparación:
  • Cinco huevos
  • Un calabacín
  • Un pimiento verde
  • Dos cebollas ralladas
  • Un puñado de guisantes cocidos
  • Harina
  • Media taza de leche
  • Abundante perejil picado
  • Aceite
  • Vinagre
  • Levadura
  • Sal, pimienta y especias
Preparación:

Para preparar esta tortilla, ralla las cebollas y colócalas en un recipiente. Allí mismo añade dos generosas cucharadas de harina, la levadura (media cucharada, aproximadamente) y también el calabacín, el perejil y el pimiento bien picados. Condimenta con sal, pimienta y las especias.

Mientras tanto, bate los huevos con la leche y una cucharada de vinagre, mezclando bien con el preparado anterior y colocando todo el resultante en una placa para horno. Introduce en horno bien caliente hasta que esta tortilla árabe esté bien dorada por ambas partes.

9. El hadj, arroz árabe con ave y frutos secos

El hadj es el nombre de un arroz clásico que se consume dentro de la cultura árabe. Lo cierto que es una combinación de frutos secos y algunas menudencias de aves (sobre todo pollo). Es fácil de preparar y muy bueno para disfrutar en cualquier circunstancia.

El hadj es un plato de arroz árabe tradicional, que combina muchos de los ingredientes que en cercano oriente siempre están a mano. En vez de ser un arroz convencional, añade el contenido de frutos secos y también menudencias de pollo. Perfecto para disfrutar en cualquier época del año.

Ingredientes:
  • Dos tazas de arroz
  • Un litro de carne de ave
  • Una cebolla rallada
  • Uvas pasas, piñones y almendras
  • Higaditos y mollejas de aves troceados
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta
Preparación:

Sofríe los higaditos y las mollejas bien troceados en un poco de aceite de oliva. Cuando estén a punto, retira y resérvalos en un plato. Repite el mismo procedimiento con los frutos secos.

Añade al mismo fondo de cocción la cebolla bien rallada y, cuando esté algo dorada, incorpora el arroz, sofriendo durante un minuto y añadiendo posteriormente el caldo. Deja hervir y, cuando rompa el hervor, reincorpora parte de los frutos secos.

Cuando el arroz haya absorbido casi todo el zumo de la cocción, añade nuevamente las menudencias de ave, condimenta con un poco de sal y pimienta (si fuera necesario) y, finalmente, agrega el resto de los frutos secos. Ya estará listo tu plato de el hadj para disfrutar.

10. Tortilla árabe de tomate

La tortilla es un patrimonio de la humanidad toda. En cada geografía, siempre aparecerá una receta con huevos batidos, algunos vegetales y una sartén con aceite crepitando. En la cultura gastronómica árabe, es muy común comer una de tomates. Riquísima y diferente.

Los tomates son una verdura muy versátil y que aparecen en muchas culturas culinarias. Los árabes siempre gozaron de sus propiedades alimenticias, incluso cocinándolos en tortillas. En esta receta podrás apreciar una buena manera de preparar dichos frutos de una forma sencilla y deliciosa, bien al estilo de cercano oriente.

Ingredientes:
  • Cinco huevos
  • Tres tomates maduros
  • Una cebolla grande
  • Medio pimiento verde
  • Un buen manojo de perejil picado
  • Aceite
  • Sal y Pimienta
Preparación:

Comienza calentando un poco de aceite en una sartén y dorando allí la cebolla muy finamente picada, incluso rallada si te gusta así. Añade posteriormente los tomates maduros cortados en cubos pequeños y sofríe durante algunos minutos.

Una vez que se haya formado una especie de salsa, añade el pimiento verde cortado en pequeños cubos y una buena ración de perejil picado. Deja cocinando durante algunos minutos, apaga el fuego, escurre y reserva en un recipiente.

Mientras tanto, bate los huevos con un poco de sal y pimienta, mezclándolos posteriormente con los vegetales pochados. Calienta aceite en una sartén y fríe la tortilla por ambos lados hasta que esté dorada. Perfecta para acompañar con una buena ensalada.

11. Mamul, galletas árabes de sémola y nuez

El mamul es uno de los más típicos postres que tiene para ofrecer la amplia gastronomía árabe. Simplemente son galletas hechas a partir de sémola de trigo, pero con un delicioso relleno de nueces. Un auténtico deleite para grandes y niños.

El mamul es uno de los indiscutidos postres árabes que puedes encontrar. Bien a la usanza de la gastronomía de cercano oriente, son galletas de sémola rellenas con nueces. Son exquisitas para cerrar una buena velada o bien para disfrutar a cualquier hora del día con una taza de café a su costado.

Ingredientes:

Para la masa:
  • Un kilo de sémola de trigo
  • 400 gramos de mantequilla
  • Leche
  • Dos cucharadas de polvo para hornear
  • Cantidad necesaria de azúcar impalpable
Para el relleno:
  • Tres tazas de nueces trituradas
  • Una taza y media de azúcar
  • Una cucharada de agua de azahar para perfurmar
Preparación:

Comienza calentando en una cacerola la mantequilla hasta que se derrita completamente. Añade la sémola y revuelve, dejando calentar durante algunos minutos, apagando el fuego y dejando reposar con el recipiente tapado durante unas ocho horas.

Una vez transcurrido dicho tiempo, añade el polvo de hornear y leche caliente poco a poco. La idea es ir amasando hasta conseguir una masa manejable. Una vez que lo hayas logrado, forma discos que puedas rellenar y tapar.

Mezcla los ingredientes del relleno y coloca un poco en cada uno de los discos, cerrando como galletas.
Precalienta el horno fuerte, pon cada uno de los mamul sobre una placa y hornea hasta que la base se haya dorado. Aún caliente, espolvorea con azúcar impalpable. Deja enfriar y disfruta con un buen café.

12. Cubarda, un delicioso turrón árabe

La cubarda es un tradicional postre árabe que se puede preparar principalmente con semillas de sésamo, pero también con almendras o avellanas, entre otros frutos secos. Es una especie de turrón o galleta dulce que resulta de las delicias de propios y extraños.Si bien las recetas saladas priman por sobre las dulces, la gastronomía árabe tiene muchas interesantes combinaciones que pueden oficiar como postres.

Este es el caso de la cubarda, una especie de turrón que puede prepararse con sésamo (principalmente), pero también con frutos secos de diversa indole. Aquí tienes la receta.

Ingredientes:
  • 500 gramos de semillas de sésamo o ajónjoli
  • Un kilo de azúcar
  • Medio litro de agua
  • Tres cucharaditas de canela en polvo
  • Tres cucharadas de zumo de limón
Preparación:

Comienza tostando las semillas de sésamo en una sartén y reservándolas cuando estén listas. Mientras tanto, en buena cacerola, debes preparar el caramelo a fuego lento con el azúcar, el agua, un poco del zumo de limón y la canela.

Una vez que hayas obtenido un caramelo claro y algo dorado, añade las semillas de sésamo y comienza a mezclar hasta que estén totalmente cubiertas por el almíbar. Debe formarse una pasta espesa, donde también deberás añadir el zumo de limón restante.

Cuando ya tengas todo listo, expande la mezcla en un marmol (o superficie siliconada, para despegarla más fácil), extendiéndola con una espátula aceitada.
Deja entibiar hasta que solidifique un poco y corta a cuchillo con la forma geométrica que prefieras. Siguiendo el mismo procedimiento puede prepararse con maní, almendras o avellanas.

13. Salsa árabe de vinagre y ajo

La salsa árabe de ajo y vinagre es todo un clásico a la hora de acompañar ciertos platos de la gastronomía de cercano oriente. De muy sencilla preparación y apta para acompañar pescados y también algunas carnes, no deberías dejar de probarla si te interesan los sabores especiados. las salsas tambien aparecen como un tópico dentro de la gastronomía árabe.

Las hay de muchas clases y para acompañar todo tipo de platos. Esta salsa de vinagre y ajo es un claro ejemplo de los aderezos que se emplean para acompañar los pescados y las carnes en cercano oriente.

Ingredientes:
  • Cinco o seis dientes de ajo
  • Media taza de vinagre
  • Una cucharadita de comino
  • Sal
Preparación:

Machaca los ajos mezclados con el comino y la sal en un mortero hasta que se forme una especie de pasta. Luego tendrás que añadir poco a poco el vinagre, mezclando e integrando perfectamente.

Tan sencillo como esto es preparar la salsa, que ya estará lista para acompañar pescados y carnes asadas, además de pescado frito.


14. Guisado de carne con trigo burgol al estilo árabe

El trigo burgol, algo similar al cus-cus, es un ingrediente que constantemente aparece en las recetas de la cocina árabe. Puede ser preparado de diversas maneras, desde ensaladas hasta guisados, como este bien sencillo y delicioso que te proponemos.
El trigo burgol, algo similar al cous-cous, es una alternativa clásica que siempre se hace presente dentro de la gastronomía árabe. Lo cierto es que puedes tenerlo en cuenta para realizar desde ensaladas hasta guisados, como esta receta que te presentamos, siendo perfecta para comer en cualquier momento.

Ingredientes:
  • Una taza y media de trigo burgol grueso
  • 250 gramos de carne de ternera para guisar
  • Una cebolla grande
  • Una taza de tomates pelados y cortados en cubos
  • Mantequilla
  • Sal, pimienta y perejil picado
Preparación:

Comienza lavando bien el burgol. Pica la cebolla y dórala con un poco de mantequilla en una cacerola, añadiendo la carne cuando esté algo dorada. Deja cocinar y agrega los tomates picados, dejando que se forme una salsa.

Incorpora el trigo burgol y deja que se cocine hasta que la cocción se reduzca bastante y quede algo espesa. Allí ya estará listo el guisado para servir, condimentando con sal, pimienta y terminando con perejil picado.

15. Pollo a la moruna

El pollo también aparece como uno de los ingredientes culinarios de la cocina árabe. De hecho, esta receta de pollo a la moruna es todo un clásico en determinadas regiones. Exquisita combinación de ave cocida lentamente y cebollas caramelizadas con frutos secos. Imperdible.
Como en casi todas las culturas gastronómicas existentes, la de las comidas árabes no está excenta de la preparación de algo tan clásico y básico como lo es el pollo. En este caso se trata de una receta a la moruna, donde se cuece lentamente al vapor y se acompaña con cebollas caramelizadas. Aquí tienes la receta.

Ingredientes:
  • Un kilo de muslos y pechugas de pollo
  • Un kilo de cebollas
  • Pasas de uva
  • Almendras
  • Dos cucharadas de miel
  • Sal, pimienta y especias varias
Preparación:

Reboza los trozos de pollo con una mezcla de sal, pimentón dulce, pimienta y canela. Sofríelo hasta que esté dorado por todas sus partes en aceite de oliva y cuécelo al vapor (preferentemente; puede ser hervido también), poniendo sal, puerro y laurel al agua.

Mientras tanto, debes poner a caramelizar las cebollas. Esto es, cortando el vegetal en aros muy finos y poniéndolos a pochar en aceite de oliva con un poco de sal y algunas gotas de agua si ves que se va secando. A mitad de cocción añade las pasas, la miel y las almendras.

Una vez que el pollo esté bien tierno (hasta que casi se deshaga), simplemente tendrás que mezclar con las cebollas y servir. Una auténtica delicia traída desde cercano oriente.

16. Sharkasiya: salsa árabe para pollo y carne

La sharkasiya es una de las salsas árabes más tradicionales que sirven como acompañamiento de aves y carnes en general. Compuesta principalmente de caldo, frutos secos y ajo, es perfecta como acompañante de los alimentos señalados y también de un buen plato de arroz.
tiene la gastronomía árabe siempre a mano para acompañar carnes y aves cocinadas de diversas maneras. Lo cierto es que puede resultar perfecta como acompañamiento para estos platos y una más que interesante variante para aquellos que quieren darle una vuelta de tuerca a sus preparaciones habituales. Aquí tienes la receta.

Ingredientes:
  • Ocho cucharadas de nueces peladas
  • Dos cucharadas grandes de avellanas peladas
  • Dos cucharadas grandes de miga de pan
  • Dos dientes de ajo
  • Cantidad necesaria de caldo de pollo
  • El zumo de dos limones
  • Sal y pimienta
Preparación:

Comienza machacando en un mortero las avellanas y las nueces ya peladas. Añade también la miga de pan previamente remojada y escurrida. Trata de moler todo lo que puedas la preparación, agregando los ajos triturados y consiguiendo una buena mixtura.

Añade poco a poco el caldo de pollo a medida que vas revolviendo.
La idea es que quede una salsa espesa, por lo cual no es necesario agregar una cantidad excesiva. Coloca también el zumo de limón y deja reposar la preparación durante unos minutos. Luego cuela el exceso de líquido, condimenta con sal y pimienta y sirve para acompañar carnes, aves o bien, un plato de arroz.

17. Shakshuka árabe de arroz y huevos

La shakshuka es una tradicional comida de países como Túnez o Israel, entre muchos otros. Se trata, básicamente, de tomates guisados con huevos y otros ingredientes adicionales. Una interesante manera de acercarse a la gastronomía de cercano oriente con un plato sencillo y muy sabroso.

La shakshuka es un plato por demás de tradicional en cercano oriente, donde se puede preparar de diversas formas, pero generalmente con tomates guisados y huevos como los ingredientes principales. Esta versión que te proponemos también incorpora un poco de arroz, vegetales y algunas especias. ¿Qué esperas para probarla?

Ingredientes:
  • Cinco huevos
  • Una cebolla rallada
  • Un kilo de tomates triturados
  • Una cucharada grande de pimiento verde
  • Una cucharada grande de perejil picado
  • Un vaso de agua
  • Aceite
  • Un vaso de agua
  • Dos cucharadas grandes de arroz
  • Sal, pimienta y cayena
Preparación:

Comienza la receta sofriendo la cebolla rallada en un poco de aceite. Cuando esté dorada, añade el kilo de tomates triturados y el vasito de agua, dejando hervir durante unos cinco minutos antes de añadir el arroz previamente lavado.

Deja cocer un poco y añade el perejil y el pimiento verde, condimentando con la cayena, la sal y la pimienta. Ese será el momento de añadir, con mucho cuidado y de a uno, los huevos. La idea es que queden separados y se cocinen en la misma salsa, por lo que deberás obrar con precaución.

Sigue cocinando la shakshuka hasta que los huevos estén bien cocidos, sin mover la preparación, ya que la idea es que queden como en la imagen y no que se mezclen con el resto. Luego no tendrás más que servir. Algunos acostumbran acompañar el plato con patatas fritas.

18. Kibebe árabe de calabacín

El kibebe es una de las clásicas preparaciones árabes. Consiste en una especie de puré de calabacín y cebolla con el agregado de queso fundido sobre el final. Es una guarnición perfecta para acompañar varios tipos de comidas, sobre todo carnes. ¿Te animas a prepararlo?

El calabacín es una de esas verduras que siempre tiene algo bueno para aportarnos culinariamente. Parte de la tradición alimenticia de varias geografías, este noble vegetal también forma parte de la gastronomía árabe, donde suelen preparar este excelente kibebe. Una guarnición perfecta para carnes de todo tipo.

Ingredientes:
  • Dos kilos de calabacín
  • Medio kilo de cebollas
  • 250 gramos de queso fresco tipo mozzarella o port salut
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta
Preparación:

Pela los calabacines y córtalos en cubos, tratando de desechar la mayor parte de las semillas internas.
Pica las cebollas en juliana. Calienta un poco de aceite en una cacerola, donde sofreíras la cebolla hasta que esté apenas dorada.

Ese será el momento de añadir los calabacines cortados en cubos, dejando cocinar a fuego bajo hasta que estén bien blandos y se haya formado una especie de puré. Sólo restará añadir el queso cortado en cubos, removiendo bien y condimentando con sal y pimienta. Una guarnición perfecta para acompañar carnes y otras preparaciones.

19. Salsa árabe taratur

Salsa árabe taratur de tahine (sésamo)

La salsa taratur es el clásico acompañamiento de comidas como el shawarma o el falafel, que no son lo mismo sin su participación. Muy fácil de confeccionar y con el sésamo como protagonista, esta salsa es imprescindible para todo aquel que guste de la gastronomía de cercano oriente.
Las salsas también forman parte de la gastronomía árabe. Y una de las más reconocidas es la taratur, que es ni más ni menos que la tradicional salsa de sésamo o ajónjoli con el que se comen muchos platos de dicha gastronomía. Tan sencillo es prepararla en casa, como el procedimiento que puedes ver a continuación.

Ingredientes:
  • Una taza de pasta de sésamo o tahine (puedes prepararla en casa)
  • Un pocillo de zumo de limón exprimido
  • Agua
  • Sal
Preparación:

Realiza la pasta de sésamo siguiendo la receta que te dimos o bien compra el tahine ya preparado. Coloca una taza en la batidora, añade el pocillo de zumo de limón, un poco de sal y un chorro de agua. Tiene que quedarte de una consistencia similar a la de una mayonesa, incluso algo más líquida. La salsa así ya estará lista para ser empleada.

20. Pizza a la árabe

Receta casera de pizza al estilo árabe

Si bien la pizza es patrimonio de los italianos, esto no impide que se le pueda dar un toque muy propio de la cocina árabe y obtener una variante más que interesante y fácil de realizar. Te proponemos una receta sencilla en esta dirección, ideal para cuando no sabes qué cocinar y tienes estos ingredientes a mano.

Esta receta casera de pizza es una original variante, que recrea la tradicional receta italiana, con el estilo característico de la cocina árabe.

Ingredientes:
  • Panes pita al estilo árabe (comprados, o puedes ver la receta siguiendo el anterior enlace)
  • Algunas rebanadas de queso fresco al estilo mozzarella
  • Salsa de tomate
  • Un diente de ajo
  • Media berenjena
  • Un puñado de tomates cherry
  • Un puñado de hojas de albahaca y cilantro
  • Sal
Preparación:

Comienza abriendo los panes pita en dos, a medida que calientas un poco la salsa de tomate y vas precalentando el horno fuerte. Mientras tanto, sofríe las berenjenas cortadas en cubos pequeños con un poco de sal, aceite y un diente de ajo.

Pinta la parte interior inferior de los panes pita con un poco de salsa de tomate.
Acomoda una rebanada generosa de queso en cada uno, añade las berenjenas y los tomates cherry cortados en mitades. Condimenta con un poco de sal y agrega las hojas de albahaca y cilantro picadas.

Simplemente tendrás que colocar las tapas de pan pita sobre las pizzas y llevar a horno caliente hasta que el queso se derrita y el pan tome un poco de color. Luego no tendrás más que servir esta sencilla y buena variante de pizza al estilo árabe. Es perfecta para cuando quieres algo rápido y ya tienes pan pita preparado y los ingredientes necesarios para confeccionarla.

21. Salsa árabe de yogurt

Las gastronomías de cercano oriente (incluso de Grecia) tienen mucho en común. Así es como algunos ingredientes y platos se repiten en una y otra parte. Esta salsa de yogurt que te proponemos en este artículo es un claro ejemplo: puede servir perfectamente para acompañar kebab, falafel, shawarma y muchas otras recetas más.

La cocina de cercano oriente, incluida también alguna europea como la griega, comparten mucho en común. El hecho de estar en zonas similares ha dispuesto que muchas recetas se repitan, aunque con sutiles variantes personales. Esta salsa de yogurt es un clásico tanto de la cocina árabe como en otras aledañas. Perfecta como compañía de muchos platos.

Ingredientes:
  • Una taza de yogurt natural (puedes usar yogurt griego)
  • El zumo de un limón
  • Un generoso chorro de aceite de oliva
  • Uno o dos dientes de ajo
  • Sal y pimienta
  • Pepino, hojas de menta o semillas de sésamo (ajónjoli) (optativo)
Preparación:

Es muy sencillo preparar esta salsa de yogurt. Comienza machacando el ajo en el mortero (o picándolo muy finamente). Coloca el yogurt en un recipiente, añade el zumo de limón, el ajo y también el aceite de oliva. Mezcla bien y condimenta con sal y pimienta.

En muchas partes le añaden a esta salsa de yogur pepinos picados finamente, también hojas de menta o hierbabuena, como semillas de sésamo tostadas. Esto queda a vuestro criterio.




http://www.innatia.com/s/c-cocina-arabe/p-2.html

2 comentarios:

Cristian dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
salmo dijo...

Me encantaron las recetas, el blog es excelente!